miércoles, 23 de julio de 2008

Perros profesionales

Cinco hombres alardean sobre la inteligencia de sus perros. El primero es ingeniero, el segundo contador, el tercero químico, el cuarto experto en informática y el quinto empleado público.

Para alardear, el ingeniero llamó a su perro:

"Escuadra. ¡Haz tu rutina!".

Escuadra trotó hasta un escritorio, agarró un poco de papel y una lapicera, y rápidamente dibujó un círculo, un cuadrado y un triángulo. Todos admitieron que esto era casi increíble.

Pero el contador dijo que su perro podía hacer algo mejor. Llamó a su perro y le ordenó:

"Formulario, Haz tu rutina!".

Formulario fue hasta la cocina y volvió con una docena de galletitas. Las dividió en 4 pilas iguales de 3 galletitas cada una. Todos admitieron que eso era genial.

Pero el químico dijo que su perro podía hacer algo mejor.

"Medida, ¡Haz tu rutina!".

Medida se levantó, caminó hasta la heladera, tomó un 1/4 litro de leche, agarró un vaso mediano y lo llenó completamente de leche sin volcar ni una gota.

Todos aceptaron que esto era muy impresionante.

El experto en informática sabía que podía ganarles a todos.

"Disco Rígido, ¡hazlo!".

Disco Rígido atravesó el cuarto y buteó la computadora, controló si tenía virus, mejoró el sistema operativo, mandó un e-mail, e instaló un jueguito excelente y novedoso.

Todos sabían que esto era muy difícil de superar.

Entonces, los cuatro hombres miraron al empleado público y le dijeron:

"´¿Qué puede hacer tu perro?".

El empleado público llamó a su perro y dijo:

"Descanso, ¡Haz tu rutina, chico!"

Descanso se paró de un salto, se comió las galletitas, se tomó la leche, borró todos los archivos de la computadora, robo el salario de los otros perros, alegó que al hacer esto se había lastimado la espalda, interpuso una denuncia por condiciones insalubres de trabajo, reclamó mayores sueldos para los trabajadores y se fue a su casa con licencia por enfermedad de 6 meses.