jueves, 8 de mayo de 2008

EL ORNITORRINCO.

Copyright © 2008 Reuters. Todos los derechos reservados

Reuters - miércoles, 7 de mayo, 22.14

SYDNEY, Australia (Reuters) - El ornitorrinco australiano, un animal que pone huevos y tiene pico, como las aves, pero está cubierto de pelos y tiene membranas en las patas, es una mezcla de ave, reptil y mamífero, según su mapa genético.

Un grupo internacional de científicos difundió el jueves la compleja secuencia genética del ornitorrinco, afirmando que ayudará al estudio de la evolución humana, sobre todo al desarrollo del sistema inmune, nervioso y reproductivo.
"Ves genes que parecen de reptil, genes que son como los de los pájaros y otros que asemejan a los de los mamíferos. Es una imagen alucinante", afirma Rick Wilson, director del Centro del Genoma en la Universidad Washington de Saint Louis.

"La fascinante mezcla de características en el genoma del ornitorrinco proporciona muchas pistas sobre la función y la evolución de los genomas de los mamíferos", dijo en una entrevista Wilson, quien dirigió el estudio publicado en la revista Nature.
Cuando el ornitorrinco fue descubierto por científicos británicos, éstos pensaron que era un broma de los australianos, que habían colocado un pico y unas patas de ave en una criatura similar a una nutria.
El ornitorrinco está clasificado como un mamífero porque produce leche, amamanta a sus crías y está cubierto por pelo, aunque cuenta con patas de ave o de reptil y los machos tiene un espolón venenoso en las extremidades traseras, al igual que algunos reptiles.
Este animal representa una rama precoz del linaje de los mamíferos, situada 166 millones de años atrás, proveniente de antecesores primitivos que tenían características de reptiles y mamíferos.
"El genoma del ornitorrinco es extremadamente importante porque es el eslabón perdido en nuestra comprensión de cómo evolucionamos nosotros y otros mamíferos", explicó en un comunicado Chris Ponting, de la Universidad de Oxford.
"Este es un billete atrás en el tiempo, cuando todos los mamíferos ponían huevos y amamantaban a sus crías con leche. También proporciona un saber esencial para los futuros avances en la comprensión de la biología y evolución de los mamíferos".

CLAVES PARA LA EVOLUCIÓN
El estudio de la revista Nature analizó el genoma de una hembra llamada Glennie. Su secuencia contenía unos 18.500 genes, al igual que otros vertebrados.
Los investigadores encontraron los genes responsables de la lactancia, de la reproducción por huevos y de la producción de veneno, que evolucionaron desde genomas de reptiles ancestrales.
El ornitorrinco nada con los ojos, la nariz y los orificios nasales cerrados, confiando en un sistema electrosensorial para captar los campos electromagnéticos emitidos por los depredadores. Además los científicos han descubierto que tiene la capacidad de detectar olores bajo el agua, que se debe a genes, que también están presentes en perros y roedores.
Cuando los investigadores compararon el genoma del animal con el del hombre, el del ratón, el de perro, el de la zarigüeya y el del pollo, descubrieron que comparte cerca de un 82 por ciento de su genes con estos animales.
"Nos enseña mucho sobre una parte de la biología que podían tener algunos de nuestros primeros ancestros comunes, en términos de sistemas inmunológicos y de las funciones primitivas de los sistemas nerviosos", dijo Wilson.
"Si verdaderamente se quiere entender por qué los seres humanos son o no son resistentes a ciertos tipos de agentes infecciosos (...) entonces hay que entender sistemas rudimentarios como pájaros, reptiles o monotromos como el ornitorrinco".

Por Michael Perry.